El Teatro Estatal de Danza Cosacos de Rusia regresa a España para entregarse a un público “tan temperamental como los cosacos”, ha señalado en una rueda de prensa su director artístico, el coreógrafo Leonid Milanovalov – Artista de Honor de Rusia, Laureado del Premio Estatal.

Conciertos y Musicales
Folklore
LEYENDAS COSACAS

El Teatro Estatal de Danza Cosacos de Rusia regresa a España para entregarse a un público “tan temperamental como los cosacos”, ha señalado en una rueda de prensa su director artístico, el coreógrafo Leonid Milanovalov – Artista de Honor de Rusia, Laureado del Premio Estatal.

  • Programación Cultural Albacete
suscribirse a este evento

No se admitirán cambios ni devoluciones de las compras realizadas

Descripción

"Dadme 20.000 cosacos y conquistaré todo el mundo" – Napoleón Bonaparte.

El Teatro Estatal de Danza Cosacos de Rusia nos ofrece su nuevo espectáculo “Leyendas Cosacas”. No es solo un espectáculo de danza, no es una simple muestra de folclore, no estamos en presencia de pintorescas o exóticas habilidades más o menos impresionantes…

Es un torrente de sentimientos enraizados en la dureza de unas tierras lejanas pero de gran riqueza cultural.

“Leyendas Cosacas” es la expresión del alma de un pueblo lleno de generosidad, que durante siglos lo dio todo sin exigir nada a cambio, salvo seguir siendo ellos mismos y el deber para con su Patria.    Casi cincuenta artistas, entre cantantes, bailarines y acróbatas, vestidos con impresionantes trajes típicos de las diferentes regiones de cosacos. Nos son muy cercanas sus bellas canciones sobre el amor, la guerra y también las despedidas, porque los cosacos se van a luchar y no saben si volverán.

Cosacos de Rusia es una compañía muy bien conocida en más de 30 países. Además, es la única compañía de danza que representó a Rusia en la Gran Gala del 60º Aniversario de la Reina de Gran Bretaña en mayo de 2013. La Compañía, a través del Arte, busca unir a los diferentes países y culturas, razón por la cual organiza el Festival Anual “Amigos en la Casa de los Cosacos de Rusia”.

"Los Cosacos eran puros, como los niños, y grandes, como los dioses" – Stendhal.

La historia cosaca está documentada desde el Siglo XV, momento en el cual en la cuenca del rio Don se formaron los primeros ejércitos cosacos, pero desde tiempos ancestrales se encuentran sus huellas y leyendas.

Hombres sin ataduras, guerreros invencibles, magníficos jinetes. Los cosacos habitaban extensos territorios al norte del mar Negro, en las cuencas del río Danubio, del Don, Kubáñ, Volga, Ural, incluso más allá, al este, por los bosques de Siberia hasta el Pacífico. Por estas inmensas tierras, los pueblos cosacos formaron la férrea línea de la frontera del sur de Rusia, defendiéndola con su honor, fuerza, espíritu y sangre, jamás superada por sus enemigos.

Estas tierras fueron habitadas anteriormente por los escitas, civilización anterior a las civilizaciones griega y romana, de cuya existencia quedan numerosas huellas que nos hablan de su refinado arte y cultura. En los Kurgán – antiguos enterramientos de los escitas con forma semicircular - al lado de los huesos de personas y caballos, se han encontrado también numerosas joyas de oro y piedras preciosas, que conforman el famoso Oro de los Escitas, el cual sorprende hasta hoy por su artística elaboración.

El historiador Heródoto (484 – 425 A.C.), recogió múltiples historias sobre los escitas, esos hombres de ojos azules y cabello de color del fuego, jinetes invencibles, maestros en el manejo del arco. Según Heródoto: «los escitas han inventado la más inteligente solución de todos los problemas humanos que conocemos: no edificaban ciudades o muros, y podían trasladar todos su bienes en carros, por lo que no tenían ningún asentamiento que defender». Heródoto cuenta una historia de 512 A.C.: después del dominio escita durante 28 años de una parte de Mesopotamia, el rey persa Darío I intentó atacarles, pero los escitas se mantuvieron siempre a distancia de los ejércitos persas. Cuando el Rey persa intentó exigirles que luchen, el rey escita contestó: «Nunca he huido por temor a ningún hombre, pero no encuentras nada que yo deba defender. Si encontraras los sepulcros de nuestros padres e intentases profanarlos, verías cómo pelearíamos». La procedencia del nombre «cosaco», en ruso «kazak», viene del idioma de los escitas, y muchos historiadores coinciden en que los orígenes cosacos proceden de la civilización escita, cuyas costumbres, tradiciones, bailes, etc, fueron mantenidos y adaptados por estos.

Es interesante, igualmente, en la historia de los cosacos, la figura del Atamán (jefe militar) Nekrasov, que cuenta que en 1708, en las tierras del Don, hubo un levantamiento popular contra la política del Zar de Rusia, Pedro el Grande. Para sofocar esta rebelión, el ejército del zar ejerció una dura represión, asesinando a más de 30.000 cosacos. Buscando salvar a los suyos, el Atamán Nekrasov trasladó a los cosacos del Don al río Kubáñ. Más adelante, en el año 1740, estos se vieron obligados a refugiarse en el lago Manyas, en Turquía, donde vivieron durante más de 200 años, y solo en los años 60 del siglo XX pudieron regresar a sus tierras. En Turquía, estos cosacos vivieron aislados, sin mezclarse con la población local, intentando guardar sus raíces y tradiciones, aunque asimilaron algunos elementos de vestuario, y ciertas formas de baile.

Información

Localización Más información...
Fechas y horarios
Precios
Público recomendado Todos los públicos
Duración 120 minutos

Utilizamos cookies propias y de terceros con diversas finalidades tales como: registrar su actividad en el sitio web y optimizar y mejorar nuestros servicios.

Entendemos que acepta el uso de cookies si siguen navegando por la web. Podrás obtener más información sobre las cookies en Política de cookies.

Aceptar cookies